Páginas

martes, 9 de febrero de 2016

Profesor de Yoga. ¿Qué es – trabajo, destino o hobby?

No hay nada mejor en este mundo que ser un profesor de yoga. Por lo menos eso creo yo. Para empezar quiero tocar un tema: todavía hay opiniones en el mundo de yoga que no se puede cobrar por las clases. Que yoga y el dinero no deben de relacionarse, etc. Aquí viene la pregunta, que hacer si por ejemplo estoy apasionado por el yoga, solo quiero dedicarme al yoga, todo mi tiempo, toda mi energía, toda mi vida. Quiero ayudar a la gente a través de mi enseñanza de yoga y que, no debo cobrar por las clases que estoy dando? Entonces, lógicamente tengo que trabajar en algo diferente, algo que quizás no me gusta, mientras tanto al yoga me puedo dedicarme solo algún tiempo por las tardes, cuando estoy cansado, cuando todavía hay que cumplir con obligaciones de otras partes de mi vida – familia, amigos, etc. ¿Así debe de ser mi vida porque fluyen opiniones que no se puede cobrar por clases de yoga? Pues, no. Quiero ser feliz, quiero ser autosuficiente, ayudar a la gente, quiero cantar, quiero volar, quiero amar, ser amado y finalmente vivir una vida rica y plena. Y quiero invitar a toda la gente que está apasionado por el yoga a compartir esta vida sin límites.


En el tiempo actual el dinero es un intermediario a través del cual funciona nuestro mudo. No hay gente que vive sin dinero. Y no hay nada más normal que cobrar por tus clases. Un día, al entrar en un centro de yoga vi un escrito: “Precio de la clases – 10 € donativos”. Eso sí, es un rollo. Invito a todos los profesores y a toda la gente a ser auténticos y no engañar. En primer lugar a si mismo. Así el engaño puede desaparecer en el mundo. Ahora dejo este tema de cobrar o no, y pasamos al grano.

Pues, que es eso - ser profesor de yoga?


Primero es una oportunidad de ayudar a otra gente. Si dentro de tu naturaleza existe este deseo, pues es un trabajo para ti. Y por cierto, ¿cómo ayuda el yoga a la gente? Para responder a esta pregunta tenemos que ver de dónde vienen los problemas, infelicidad, estrés, tensión, enfermedad y etc. Creo que es tan claro que todos estarán de acuerdo con migo – el origen principal es la forma de ser de las personas. Esta forma de ser está relacionada con rapidez y miedos, los cuales provocan una vida llena de estrés e hiperactividad. Pues el yoga, en primer lugar, es una forma de vida. Distintas formas de ejercicios de yoga – los ejercicios físicos, de limpieza, meditación, etc. son simplemente distintos aspectos que forman el yoga. Y para repetir, el yoga es una forma de vida, relacionada con la paz y tranquilidad con poder aceptar la vida como es y no como tú quieras que sea.  Al practicar el yoga, la gente cambia. El estrés, la rapidez, inseguridad desaparecen poco a poco y con el tiempo - un practicante de yoga se convierte en otra persona que vive de una manera diferente. Normalmente es otra calidad de vida. Más saludable, más tranquila y más feliz. No hace falta practicar el yoga muchos años para empezar a sentirlo. Los cambios empiezan desde la primera clase, y si no dejas el yoga, delante de ti se abre un mundo nuevo, muy rico y lleno. Puedo hablar un montón sobre los cambios que ocurren en la gente. Pero porque ocurren? Cuales son los mecanismos que arrancan estos cambios? Mi querido lector, este es un tema enorme y quiero que llegues a terminar este artículo. Además nuestro tema es un pelín distinto. Un profesor de yoga, al ofrecer su enseñanza, ayuda a la gente entender su vida y a cambiarla. Ajustar la vibración de su vida hacia vibraciones de paz y tranquilidad. Y lo bueno de este trabajo es que podemos ayudar a muchos. 

Otro tema importante de este trabajo es el auto-desarrollo.  Durante de toda la vida un profesor de yoga es el profesor para sus alumnos, pero siempre sigue siendo un alumno de la vida del yoga. La mente de un profesor está afinada para cambiar la base de la gente hacia ciertos valores de yoga. Finalmente estos cambios forman la nueva forma de ser de un practicante. Al estar así, le mente de un profesor le lleva también más y más hacia estos valores. Entonces lo que ocurre es que al mismo tiempo que se cambia la vida de los alumnos, el profesor sigue enraizando más y más en la actitud principal del yoga que es la actitud de estar en el centro, estar tranquilo, estar feliz.

Autosuficiencia es otro aspecto de este trabajo. Autosuficiencia en todos los aspectos. En el aspecto laboral – tú mismo planeas el tiempo de trabajo y descanso, las vacaciones y muchas otras cosas que forman la vida laboral. No hay un jefe que te dice lo que debes de hacer. La vida misma es tu jefe y si te entrenaste a escucharla, siempre te lleva hacia lo mejor. En el aspecto económico – tú mismo planeas tus ganancias y haces cambios según como te van las cosas. En el aspecto de vida personal, la enseñanza principal del yoga es aceptar la vida como es y no como tú quieres que sea. Parece fácil, pero no lo es. Si fluyes por la vida y la aceptas – todo es perfecto. Si tienes una pareja con cual compartes tu vida y vives a gusto, es perfecto. Si estas solo en este momento, sigue siendo perfecto. Si no estás a gusto con lo que sea, lo aceptas, creas un plan para cambiarlo, aplicas este plan y la vida sigue siendo perfecta. Si el yoga es tu vida, nada puede sacarte del equilibrio, y si un día lo ocurre, pues ya sabes cómo es la vida perfecta, quieres regresar y sabes el medio que te lleva a regresar. Y sigues viviendo de una manera perfecta. (Querido lector, te pido disculpas por usar tantas veces expresiones como “la vida perfecta”, pero no puedo hacer nada – la vida de un profesor de yoga es así).

Por cierto, no es el trabajo para todos. Es para la gente que puede aceptar la responsabilidad total de su vida. Si algo progresa de una manera diferente de lo que habías previsto, no hay culpables. Todo depende de ti. Es para la gente con altos niveles de autoestima y fuerza de voluntad. O para la gente que saben de, por ejemplo, su autoestima baja pero están dispuestos a enfrentarse con esto y quieren hacer el cambio. Y también debo de mencionar que no es un trabajo ligerito. No es hacer dos o tres clases al día y tener la vida arreglada. No es trabajar 8 horas al día, 40 a la semana y finito. Tu vida se convierte en el trabajo y este trabajo se convierte en tu vida. Trabajas siempre, pero creo que esto es lo mejor que puede ocurrir con una persona: dedicarse todo el tiempo a lo que le gusta más que todo. Es cuando los términos: vivir, trabajar, ser feliz, disfrutar la vida, vivir fabulosamente se convierten en los sinónimos y significan lo mismo. 

Para terminar voy a contar una mini - historia. Tenemos dos alumnas. Las dos han terminado su formación hace tiempo. Las dos tienen los centros de yoga en el mismo pueblo. Las dos tienen entre 40 y 50 personas apuntadas en el centro. Por cierto, es bastante normal que en un centro de yoga hay cierta rotación de la gente. Alguna gente viene, otra se va. Pero también hay como una cantidad media que siempre se mantiene. Dar clases a estos alumnos no es único trabajo del profesor que lleva el centro. Normalmente es una base sobre cual hay mucho más. Hay otras actividades, como algunos eventos, talleres, de yoga que se hacen en los fines de semana, hay clases particulares, puede ser que hay otros profesores con sus actividades que trabajan en tu centro. Bueno, regresamos con estas dos profesoras. Tienen mucho común entre sus centros de yoga, pero una cobra mensualidad de 50 € y otra 20 €. La primera chica es feliz, llena de energía, con ganas de seguir desarrollando. Y otra está insatisfecha, busca los cambios s y siempre habla de que no se puede sobrevivir con enseñanza de yoga. Pues, todo está dentro de ti. Tu éxito, tu ánimo, tu felicidad. La enseñanza de yoga en primer lugar es aprender ser fuerte, autosuficiente, es tener la mente clara, tener tus objetivos y con ganas y claridad llegar a ellos. 

No hay nada mejor en este mundo que ser un profesor de yoga.

11 comentarios:

  1. Bravo Gleb! Me invitas a conectar, es como "sentir la llamada" para dar mi siguiente paso. Comparto algo respecto al precio que aprendí de un Coach Sistemico: Al principio no cobraba ppr lo que ofrecía, sus talleres estaban llenos pero no recibía contra prestación alguna. Este fue el motivo por el que su centro comenzó a deteriorarse y no podía invertir en su trabajo, se comenzó a desanimar y tenía poca energía para dar sus talleres con lo que la gente empezó a dejar de asistir... Cayó en la cuenta de que si no cobraba algo por el bien que hacía pronto dejaría de aportar ese bien al mundo. La contra prestación económica por nuestra misión es lo que en este mundo occidental nos permite hacer más grande nuestra misión. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Amen Gleb.
    Totalmente de acuerdo contigo.
    Un gran abrazo para los dos

    ResponderEliminar
  3. Amen Gleb.
    Totalmente de acuerdo contigo.
    Un gran abrazo para los dos

    ResponderEliminar
  4. Fabuloso ;) Gracias por esta perspectiva tan sana. Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Gleb por compartir y siempre enseñar

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Hola que tal mi nombre es Pablo y soy de Buenos Aires Argentina. Me gustaría recibir información sobre servicios de masajes en oficinas y yoga para empresas,
    Vi algo de información sobre yoga en el trabajo en el sitio
    http://intervaloproductivo.com.ar/yoga-para-empresas.php

    Ofrecen muy buenos precios en masajes laborales pero me gustaría recibir más información sobre servicios de masajes para empresas y yoga laboral. Desde ya muchas gracias.

    ResponderEliminar